"El Túnel de los Recuerdos"

Historia de la minifalda

La revelación y la revolución se dieron en el primavera de 1964, las faldas cortas y los pantalones, se crearon para ser el uniforme unisex de una nueva forma de vida, esta vestimenta resultó muy satisfactoria, aunque también produjo un boom en la época, un cambio de pensamiento estaba a punto de estallar...nos remontamos a años atrás...


Mary Quant nació el 11 de febrero de 1934 en Kent, Inglaterra. Deambuló por trece colegios antes de entrar en la Escuela de Arte Goldsmith de Londres, donde supo que lo suyo era la moda y nunca quiso hacer otra cosa que diseñar.

A Mary no le gustaba el estilo de los cincuenta, le parecía aburrido, anticuado y costoso. Así es que, siendo una joven emprendedora, decidió crear sus propios diseños.

Su objetivo era hacer prendas más juveniles, que gustaran a quienes disfrutaban del rock & roll y comenzaban a rebelarse contra todo lo establecido. Observando en las calles a los jóvenes londinenses, logró obtener la inspiración que necesitaba para crear una moda verdaderamente popular.

Sin embargo, lo hizo siguiendo las normas de la sastrería inglesa, lo que dio a sus diseños una mezcla de innovación y tradición, que muy pronto llamó la atención por su novedad y calidad. Estaba tan en línea con los movimientos sociales del momento, que enseguida empezó a vender todos sus diseños.

En 1961 abrió su segundo Bazzar y dos años después ya estaba exportando para los Estados Unidos y recibió un premio de la moda del periódico "The Sunday Times". En 1963, año en que los Beatles lanzaban su segundo sencillo, "Please, Please Me", Mary Quant causaba conmoción al presentar algunos de sus cortos y amplios vestidos en la revista Vogue.

Quant decidió entonces olvidarse de los estrictos cánones de la ropa de día o del diario y del vestuario de noche, para crear novedosas prendas que permitían transitar de un momento a otro sin mayores complicaciones.

En su taller de diseño de Londres subió varios centímetros la falda femenina, dejándola convertida en la ya famosa mini. Cuando comenzaron a aparecer las jovencitas vestidas con tan breve atuendo, se iniciaron las polémicas.

Corrían los años sesenta y la capital inglesa se convertía en el lugar donde el mundo centraba toda su atención. Fue entonces cuando Mary Quant, entró a la historia de la moda y causó furor con la presentación en sociedad de la minifalda, la falda que terminaba quince centímetros encima de la rodilla.
 
****
Haciendo oídos sordos a las quejas de las autoridades eclesiásticas, el 10 de julio de 1964, en medio de su colección de verano, Quant mostró por primera vez la prenda que se convirtió en fetiche y símbolo de la década de los 60. Poco después, lanzó los minishorts o hotpants.


Esta colección supuso una revolución tanto en el ámbito de la moda, como en la sociedad de la época, en la cual gran parte esperaba entusiasmada que un invento de esta magnitud tuviera las consecuencias oportunas para llevar a cabo un cambio de estilo de vida, y más alla, un cambio de la moral de la época.

Pese a innumerables críticas, desde puritanos que la encontraban inmoral, hasta colegas como Coco Chanel que alegaban que las rodillas eran la parte menos atractiva del cuerpo de una mujer y, por lo tanto, había que ocultarlas, para mediados de los sesentas, la minifalda se convirtió en un éxito mundial, siendo una prenda usada por mujeres de todas las edades y al alcance de todos los bolsillos. Al respecto, la legendaria diseñadora dijo en una ocasión que una mujer es "tan joven como sus rodillas".

Durante los sesenta, las famosas modelos Twiggy y Jean Shrimpton modelaban los diseños de Mary Quant, que eran usados por las celebridades del momento: Brigitte Bardot, Nancy Sinatra y Audrey Hepburn, entre otras.


En el año 1966, Mary Quant recibió de manos de la Reina Isabel Segunda la Orden del Imperio Británico, que aceptó, por supuesto, usando una minifalda.

Mary Quant explicó en una ocasión su éxito, diciendo:

“Pienso que rompí con los conceptos sofocantes que Chanel, Dior y otros modistos tenían sobre la moda, cuando creé estilos a nivel de la chica trabajadora. Todo resultó en una democratización de la moda y la diversión… Fue muy satisfactorio ver que no sólo las modelos de los sesentas usaban mis prendas, sino también los nobles y los millonarios. Ellos tenían todo, excepto ropa divertida… Lo snob pasó de moda y en las tiendas encontrabas a duquesas y mecanógrafas empujándose por comprar el mismo vestido… La moda se había convertido en un instrumento de igualdad”.

En España a las chicas de la minifalda se las vería poco y mal, y las progres de los ‘70 renegarían de ella por considerarla reaccionaria, fuera del tono de la lucha antifranquista aunque delante de los grises sólo corrieran tres y el resto estuvieran en el aula universitaria cuchicheando lo bien que iba estar España cuando Franco muriera


Franco, finalmente, murió en la cama, pero de la minifalda ya no se acordaba nadie, ni la patria, ni los abanderados, ni la canción protesta, ni los representantes de los comités revolucionarios que dejaron que el franquismo muriera en la cama de un hospital y ahora ocupan los grandes sillones de los partidos.

Así que en España casi que encontró su rechazo natural en los dos extremos; de la parte del nacional catolicismo mirando de reojo el paso alegre de la juventud, y en esa otra parte en que las progres de la canción protesta parecían cumplir todos los deseos revolucionarios. Posiblemente, la minifalda haya hecho mucho más por la liberación de las convenciones sociales que las luchas del cantautor.

Gracias Mary, por este gran paso en el mundo de la moda, pero sobre todo por este gran paso en la humanidad.
Blog recomendados de Nuestro Mundo:
http://olgaydaniel.blogspot.com/  (index)
http://sentimientosintimos.blogspot.com/
http://ferialibrodelmundo.blogspot.com/

No hay comentarios: