"El Túnel de los Recuerdos"

El dúo "Buono-Striano" - gran éxito radial de las décadas de 1930 y 1940


RAFAEL BUONO y SALVADOR STRIANO se conocieron de chicos en la escuela primaria. Allí se hicieron amigos.

Esa amistad los llevó a formar el dúo cómico musical BUONO-STRIANO que los haría célebres.

Buono, en el pináculo de la fama como artista, fue sentenciado por un crimen, y tuvo que cumplir su condena en una prisión común, hasta que un decreto presidencial le condonó la pena. Falleció antes, en cambio Salvador Striano murió a los ochenta y tres años de edad.

Ambos, comenzaron actuando juntos en las fiestas infantiles del colegio primario al que iban.

Luego, a los veintitantos años de edad, empezaron a actuar en las kermeses de aquellos tiempos. Me refiero a los años de fines de la década del 20 y de comienzos de la del treinta del siglo XX.

En la radio, debutaron en 1932, en una emisora de la ciudad de Rosario. En 1936 comenzaron a actuar en radios de Buenos Aires.

Buono tocaba el acordeón, y Striano la guitarra, y ambos hacían un poco de humor.

Fueron artistas de Jabón Palmolive durante doce años, empresa que auspició algunos de sus exitosos programas radiales.

Ya en esos tiempos actuaron conjuntamente con grandes y consagradas figuras del medio artístico de ese entonces como Libertad Lamarque, Mercedes Simone, y Francisco Canaro.

El texto de los libretos fue escrito por Manuel Meaños, y por otros; pero principalmente por ellos mismos.

Se reunían a solas en una habitación durante algunas horas. Mientras hablaban se les ocurrían cosas graciosas, útiles para ser usadas en los shows radiales.

Entonces, tomaba la pluma RAFAEL BUONO, y escribía los chistes, los diálogos graciosos, las frases ocurrentes que ambos habían ideado durante el encuentro.

En tal sentido, fueron muy creativos.

Y además buenos improvisadores, pues algunas de estas salidas graciosas fueron inventadas sobre la marcha, al aire, en tanto se desarrollaba algún programa.

Conviene recordar que en aquellos tiempos de la radio casi todas las emisoras poseían auditorios que eran salas grandes para el público que presenciaba las audiciones.

A veces con decenas o con cientos de butacas, donde la gente se sentaba en tanto asistía a la emisión de un programa de radio, emisión que se desarrollaba en un escenario donde estaba el micrófono, y donde se ubicaban las o los locutores, las actrices y los actores, los músicos, las o los cantantes, los conferencistas, etc.

Constituían otro espectáculo más, como el del cine, como el del teatro. Uno podía ver a su/s artistas favoritos, y presenciar en vivo casi todas las audiciones.

Los programas no se desarrollaban en solitario, sino frente al público, con su calor y con sus aplausos, y en alguna inoportunidad, con sus silbidos.

Era tanta la gente que acudía a ver y a oir algunos programas de radio que muchos radioescuchas no podían entrar a la sala. En frecuentes ocasiones debían quedarse afuera en la calle. Por ejemplo, generalmente cuando se propalaban programas de éxito la capacidad de la sala se colmaba.

Si la audición era humorística o cómica, lógicamente se escuchaba el eco de la risa de la gente que festejaba tal o cual chiste, o salida graciosa.

He aquí un chiste – que me parece que es muy gracioso – que dijeron por radio, que tomo de la obra LA RISA DE LA RADIO por ALICIA GALLOTTI, Ediciones de la Flor:

“Ocurre en una escuela. SALVADOR STRIANO hacía de maestra.
Para ello, se disfrazaba, se sentaba ante un escritorio en un asiento de maestra, y cruzaba las piernas.
Pero debajo del escritorio se le veían los calzones con la puntilla.
Estaba dictando – como suelen hacer las maestras – cuando un niño (¡BUONO!), la interrumpe:
_ Señorita, se le ve la rodilla.
_ Niño, usted es un insolente. Queda suspendido por tres meses.
Otro chico se levanta y dice:
_ Señorita, se le ve el muslo.
_ Niño, qué maleducado. Queda suspendido por seis meses.
Entonces BUONO se levanta de nuevo, agarra sus cosas, y dice:
_ Señorita, hasta el año que viene…”
——-

Este otro libreto que transcribo a continuación es de la audición LA MATINEE DE JUAN MANUEL.
La fecha de emisión al aire fue el 28 de marzo de 1937, creo que por radio El Pueblo.
Le pertenece a SALVADOR BUONO según el conocido crítico Roberto Di Chiara, recientemente fallecido.

STRIANO _ “Muy buenas tardes, estimados oyedores…”
BUONO_ Ayy, señorita, ¿usted es de Mar Bella? (Marbella es un lugar playero de España).
STRIANO_ ¿Se me nota?
BUONO_ Más bien se le nota que es de Mar Fea.
STRIANO_ Usted es un camello.
BUONO_ Mire como me joroba, jo,jo.
STRIANO_ ¿Qué le pasó ayer, que lo fui a buscar, y no estaba?
BUONO_ No estaba porque no me encontró.
STRIANO_ Así es. Me dijeron que no vive más en la calle Cangallo.
BUONO_ Es verdad. Me “descangallé”, jo,jo.
STRIANO_ ¿Usted siempre fue así, o mejor?
BUONO_ Cuando era niñito infantil, era bien feo.
STRIANO_ ¿Tan feo era?
BUONO_ Era tan feo cuando nací, que la que lloró primero fue la partera, jo, jo.
STRIANO_ ¡Ayy, que exagerado!
BUONO_ No, el degenerado es mi “medio hermano”.
STRIANO_ ¿Cómo medio hermano?
BUONO_ Sí, no. Resulta que un día se quedó dormido en las vías del ferrocarril y el tren lo cortó por la mitad, pero a lo largo. Ahora parece que estuviera asomado a una puerta.
STRIANO_ Mejor vamos a cantar… ¿usted canta de oído?
BUONO_ No, más bien canto con la boca, jo,jo.
STRIANO_ Vamos a tocar una chacarera.
BUONO_ A ver si nos ve el chacarero, jo,jo.
Allí comenzaban una canción acompañándose con guitarra y acordeón. Algunas veces se trataba de una melodía de moda…”

(De una excelente nota realizada en el blog 

No hay comentarios: